Imposible no sonreír, cuando un sillón logra hacerle sentir tan bien.