Muebles Duomo
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay valoraciones)
Cargando…

NO DEJE DE SOÑAR

Una pasión común por los materiales de calidad. Más de 25 años de historia a nuestra espalda comercializando artículos para su descanso.
Empezaremos hablado de los colchones.
Un colchón es mucho más que una superficie en la que tumbarse para dormir. Gracias al avance de la tecnología, la industria del colchón ha sabido mejorar su estructura y funcionalidad para garantizarte cada vez más un sueño reparador y un descanso absoluto del cuerpo y la mente. Dormir en un buen colchón aumenta en mucho la calidad del descanso y de nuestra vida. Pero la oferta de colchones es tan variada que cuesta decidirse…
Es importante conocer cuál es la estructura de un colchón antes de comprarlo.
por ello empezaremos conociendo las partes de los colchones.

NÚCLEO.

Es la parte más importante del colchón, determina la firmeza y durabilidad.
El núcleo de muelles tiene un bloque de muelles en la mitad del grosor total del colchón. Por encima y debajo de él se colocan una o varias capas de amortiguación (los acolchados).
El núcleo de los colchones de espumas o HR puede situarse: en el centro del grueso del colchón. Con acolchados iguales a ambas caras, permitiendo así que las dos sean útiles.
O sólo en uno de los lados, inutilizando para su uso esa cara y siendo el soporte firme a un acolchado de fibra o de viscoelástica,
El núcleo de látex puede ser natural o sintético. (El natural aporta una mayor sensación de suavidad y confort, el sintético de gomosidad), destacan por su elasticidad adaptable.
A veces se les añade una capa de viscoelástica, el resultado son los llamados colchones de viscolátex.

ACOLCHADO.

Son las capas que están en la mayoría de los colchones bajo la funda y cubriendo el núcleo.
Proporcionan el confort al apoyo del cuerpo. Pueden fabricarse en distintos materiales; blandos y adaptables (lana, algodón, fibras, poliéster, látex, viscoelástica, etc).
Aunque los más usados son la viscoelástica, el látex y la fibra textil. Los dos primeros aportarán más adaptabilidad, la fibra, más transpirabilidad.

El acolchado del colchón puede afectar al confort y a la adaptabilidad del mismo. Existen varios tipos de acolchados de colchones en función de los materiales del colchón y de la calidad del mismo. Explicamos las principales diferencias entre cada uno de ellos.
Seguramente habrás visto que los dibujos que forma las tapicerías de los colchones varían enormemente. Estos dibujos no tienen solamente una función estética, su principal objetivo es que los rellenos del colchón no se muevan.

LATERALES

Es aconsejable que estén reforzados, para ofrecer la máxima resistencia y duración.
Esto se hace con una plancha de espuma, de más o menos firmeza. Ésta rodea al colchón cerrándolo -es el número 2 de la imagen-, apreciable cuando por ejemplo nos sentamos en el lateral de la cama.
A esa zona, se le conoce también por “platabanda”, a veces llevan válvulas de aireación para asegurar una adecuada ventilación e higiene o asas para girar y dar la vuelta al colchón.

FUNDA

Es la tapicería la parte superficial, es la que estará en contacto con nuestro cuerpo.
Debe estar fabricada en tejidos suaves y duraderos como el Strech (tejido de gran calidad que proporciona confort y adaptabilidad) y correctamente tratados para
Puede ser fija o desenfundable,

TRATAMIENTOS

Los principales son los pro-higiene y los antihumedad. Aunque podemos encontrar en el mercado tratamientos suplementarios como el antiestrés o el de aromaterapia…

Seguidamente también es muy importante elegir las bases o somieres más adecuadas para todos los colchones.(combinar perfectamente base y colchón)

Hacer una combinación perfecta de ambas piezas es fundamental para obtener un buen descanso.
No todas las bases o somieres son adecuadas para todos los colchones. Debe estar adaptada a las características del colchón:

Somier de láminas: Con un somier de láminas, puedes elegir prácticamente el colchón que quieras, menos el de muelles ensacados.

Somieres articulados: manuales o eléctricos, pensado para los colchones que son todo un bloque de látex o con el núcleo de espuma suave y una capa viscoelástica.

Base tapizadas y Canapés: estas dos opciones puedes acompañarlas de uno u otro tipo de colchón, dependiendo de en qué material esté fabricada la base: láminas (visibles u ocultas por un tapizado), por un tablero rígido y estanco o un tablero microperforado.

Es recomendable realizar un cambio del equipo de descanso al menos, entre cada 5 y 10 años. Si ha llegado ese momento,. Nuestros profesionales pueden asesorarte de una manera personalizada para ofrecerte el equipo de descanso que mejor se adapte a tus necesidades y presupuesto.